La gran mayoría de los problemas y averías en el entorno industrial, ya sean de tipo mecánico, eléctrico y de fabricación, están precedidos por cambios de temperatura que pueden ser detectados mediante el monitoreo con sistemas de termovisión por infrarrojos, que permite a distancia y sin ningún contacto, medir y visualizar temperaturas de superficie con  alta precisión.

¿A qué componentes se les hace inspección térmica? 

A instalaciones y líneas eléctricas de alta y baja tensión; conexiones, borneras, transformadores, fusibles y empalmes eléctricos, reductores, frenos, rodamientos, acoplamientos y embragues mecánicos, hornos, calderas e intercambiadores de calor, instalaciones de frio industrial y climatización, líneas de producción, corte, prensado, forja y tratamientos térmicos, etc.

Los equipos utilizados para la prestación de este servicio son de última generación y de marcas reconocidas mundialmente.